lunes, 23 de febrero de 2009

Orejas

Llegó el entroidooooooooooooooooo..... y con él mi postre favorito de estas fechas: las orejas. Os voy a dejar una pequeña introducción que curiosamente encontré en la página de Repsol.
"En unas fechas en las que las frías temperaturas invitan a alimentarse al amor de la lumbre llega el Carnaval, la fiesta de exaltación de la carne. En Galicia, el entroido, como se llama al carnaval en esta tierra, cuenta con una cocina propia, basada en el cerdo como ingrediente indispensable. Sin duda, herencia de la tradición secular imperante en Europa, de abastecerse de la carne de este animal.
Después de haber dado cuenta de una suculenta mesa, llega el momento de los dulces, entre los que se encuentran delicias propias de estos días: son las típicamente gallegas filloas (similares a las crêpes), el bandullo (un pastel a base de miga de pan, almendras y pasas), las flores y sobre todo, las orejas de Carnaval.
Las orejas se hacen mezclando harina, huevos, alguna grasa tipo mantequilla o aceite, anís, cáscara de limón....
Esta variedad de postre, se puede acompañar de un vino blanco dulce con Denominación de Origen Rias Baixas de la variedad albariño o algún vino de moscatel, aunque también es posible decantarse por un orujo."
Ingredientes:

- 1 pocillo de aceite de oliva.
- 1 pocillo de leche.
- 1 pocillo de vino blanco.
- 500 grs. de harina.
- 2 huevos.
- una cucharilla de pocillo de sal.
- 3 cucharillas de pocillo de royal.
- cáscara de limón.
- esencia de anís.


Preparación:

Un rato antes de ponernos a hacer las orejas freímos el aceite de oliva con las cáscaras de limón a fuego suave. Apartamos y dejamos enfriar.

A partir de este punto podemos distinguir, para hacer la masa entre preparación tradicional (como las había hecho hasta ahora) y preparación con panificadora (como las hice esta vez).

En la preparación tradicional simplemente hacemos un volcán con la harina, la sal y el royal y añadimos en el medio el huevo, la leche, el vino blanco y la esencia de anís. Vamos amasando e incorporando poco a poco el aceite (no lo he dicho pero hay que sacarle las cáscaras de limón). Amasamos hasta obtener una masa elástica y homogénea.

Con la panificadora: ponemos la leche, el huevo batido, el vino blanco, la esencia de anís, la sal, el aceite de oliva y por último la harina. Conectamos el programa de amasado (en la cocinera el 13) y dejamos que vaya amasando. Si vemos que la masa no se despega de las paredes de la cubeta eso quiere decir que le falta harina, se la añadimos poco a poco hasta que se despegue.

Una vez hemos obtenido la masa por cualquiera de los dos métodos la dejamos reposar unos 15 minutos.

Una vez ha reposado la masa la estiramos hasta hacerla muy finita (en las fotos veis que incluso se ve el marmol a través de la masa.... cuanto más finitas más crujientes y más tiempo tardan en reblandecerse...). Las cortamos haciendo unos rectángulos muy irregulares o las cortais vosotros como más os guste.... lo bueno de las orejas es que no hay patrón establecido ;)

Las orejas se fríen en abundante aceite de oliva hasta que se doran por los dos lados. Yo para que escurran bien las voy pasando a un escurridor y luego a una fuente con papel absorbente.


Una vez fritas y escurridas vamos colocándolas en una fuente y espolvoreandolas con azúcar normal o glas (yo les puse azúcar glas) y con canela (yo no le puse).

He de deciros que esta es, con diferencia, la masa de orejas que más me ha gustado de todas las que probé a hacer y la que hago desde hace tiempo. Os animo porque es muy facil y quedan deliciosas... crujientitas crujientitas... eso sí... yo hago la mitad de la masa de esa receta que os he puesto, divido todos los ingredientes exactamente a la mitad y me salen dos bandejas hermosas como la de la primera foto.

Si me animo a hacer toda la masa sólo frio la mitad, y la otra mitad la congelo después de que haya reposado y la utilizo de un año para otro sin problemas.

Nena gutan las orejas.......
Print

14 comentarios:

Qué buena pinta tienen. Me encantan este tipo de masas. No he probado nunca las orejas, pero veo que no son muy difíciles, así que creo que me voy a animar.
Un saludo, Begoña

Que chulas las fotos, yo quiero, me encantan¡¡¡
Bicossss

Ayss que ricas las orejas!!. Acabo de comerlas aún ayer y hoy ya tengo ganas de ellas de nuevo. Te han quedado etupendas, cielo.

un besin ;)

Esta es una de esas recetas que tengo pendiente, y que cada vez que la veo me digo de esta semana no pasa, pero luego cae en el olvido, y me está entrando una envidia al ver ese plato tan buenisimo.

Besitos

Hola, yo también hago orejas... pero las llamo "orelletes" (orejitas) ¿Las quieres ver? http://nototsonpostres.blogspot.com/2009/02/orelletes.html

PTNTS
Dolça

aaaaaaaaaaaaaarrrrrrrrrrrrrrggggggggghhhhhhhhhhhhhhhhh
yo quiero de eeeeeeesoooo!!
no digo mas, solo que se me va a estropear el teclado porque se me cae la baba.
besitos
merymoon

Te han quedado de 10!!!! Y me encantan las fotos, sobretodo este tamaño tan grande desde que le has cambiado la apariencia al blog, es genial!
bs!

Te han quedado estupendas.
De buena gana cogía un par, que ya hay hambre a estas horas.
besos

Deliciosas Orejas, no conocía ni el nombre ni la receta, ¿qué será que los postres que asocias a alguna Fiesta, apetecen más?. Un beso

Yo tampoco conocía a este dulce con este nombre (orejas de carnaval), no será lo mismo (leo los ingredientes y parece que no) pero en mi casa a algo muy parecido les hemos llamado pestiños de azúcar.

Supongo que no serán lo mismo, porque los pestiños que hacemos creo que llevan algo de manteca y nada de anís, pero el aspecto es muy parecido y creo que de sabor no diferirá mucho.

Me ha hecho mucha ilusión ver tu receta porque me has recordado este dulce tan maravilloso. Te han quedado genial, y les das un punto ligero y crujiente que vamos, no me veo yo reproduciéndolo tan bien.

Un saludo.

Perdonad la ignorancia; ¿a qué cantidad equivale un pocillo? Gracias.

Nunca las he comido ni hecho, y las he visto en un montón de paginas en estos días, me copieteo la recetuqui por si acaso... :D
Besitos!!!

Nunca he probado las orejas, pero todo lo que sea masa frita, me chifla

Besos

Me encantan... Igual si estiro el brazo llego para coger un par de ellas.

Un beso, Batxi.