martes, 15 de julio de 2014

Bizcocho marmolado de vainilla y chocolate

¿Sabéis los bizcochos esos alargados de una marca muy conocida de cuyo nombre no quiero acordarme? ¿no??? No me extraña... explicándome tan mal...... Y si os digo esos que pueden estar rellenos de kiwi.... Ahh, ya está ¿verdad?
El caso es que M es muy fan de esos bizcochos, y me preguntó que a ver cuando le hacía uno... y yo curiosamente había visto una receta de ese estilo en la página de The Joy of Baking. Era un plumcake marmolado de vainilla y chocolate que me llamaba a gritos.
Decidí prepararlo tal cual la receta original, sin coberturas de chocolate añadidas, por aquello de que no empalagase demasiado.
La verdad es que el resultado, que nada tiene que ver con los susodichos famosos cakes, está muy bueno, si bien me pareció que la mitad choco estaba un poco densa de más.... La próxima vez probaré con algo menos de chocolate.
Pero vamos, que si os quedan dudas, el bizcocho pasó con creces el control de calidad :)
Os recomiendo que le echéis un ojo a la página de The Joy of Baking, es de una americana que se dedica a hacer video recetas de repostería. A mi me la recomendó mi amiga María José, de Pasen y Degusten, y la verdad es que fue todo un hallazgo, tiene un montón de buenas recetas. Además, pese a estar en inglés, se le entiende estupendamente bien, y cuando da las ingredientes los da tanto en oz como en gramos, lo cual para los europeos es todo un punto positivo. Echadle un ojo ya veréis como os gusta.... pero no os viciéis, que os veo venir... como si me hubiese pasado a mi vamos.....
Os dejo con la receta.

martes, 8 de julio de 2014

Solomillo de cerdo al horno en salsa de mostaza y miel

Toc toc.... seguimos ahí? Ahora me diréis aquello de "anda que te has herniado.....", pues sí: dos veces.
La verdad es que ya me vale.... Os diré que no tengo excusa, pero como motivos varios a mi ausencia no están ni que me haya aburrido del blog ni que haya dejado de cocinar... Sino más bien temas laborales y personales... Ninguno malo por cierto.
Pero el caso es que aquí estoy de vuelta, preparada para daros el coñazo un poco más si cabe y para disfrutar con vosotros de este mundillo gastronómico que tantas alegrías y dietas nos trae.
Ya sé que estamos en verano, pero como sabéis que eso del verano por aquí en Galicia es muy relativo os pondré una receta que preparé este mismo finde y que os sirve para aquellos días que podáis encender el horno... En invierno para todos los días por supuesto.
Me encanta la carne de cerdo, es barata, fácil de preparar e increíblemente versátil. Hace unas semanas me dejé caer por el super del Corte Inglés (craso error) y me encontré entre las salsas con un bote de Maille de salsa de mostaza y miel... y pensé: esto con solomillo de cerdo tiene que quedar de escándalo. Así que me lo llevé (sí, alguna cosita más también).
Luego al llegar a casa busqué por Internet y encontré varias recetas de este estilo... Las fusioné como más me gustó o más cómodo me pareció y salió este recetón.
Deciros que está tirado de preparar, es muy muy vistoso y está buenísimo, ideal para esas cenas con invitados u ocasiones especiales. Por supuesto también está la versión menos vaga de hacerlo con mostaza y miel, cuando uno no tiene esta salsa. Me consta que también tiene que estar buenísimo, pero yo aproveché esta salsa para simplificarlo algo más.
No me enrollo más, espero que os guste, siento haber estado desaparecida tanto tiempo pero que sepáis que por aquí me quedo ;)  Con la receta os dejo:

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Muffins de chocolate y galletas Príncipe®

No sé si alguna vez os he contado que tengo dos archivos de recetas pendientes. Los llamo "Dolce" y "Salato". Muy gráfico, sí, me gustan los nombres que lo dicen todo, como cuando tuve dos peces y les llamé Peixín y Xoubiña (el gallego de pececito y jurelito).
En fin, que cuando veo alguna receta que me llama la atención la paso al archivo correspondiente y a medida que las voy haciendo, si me gustan van al blog y si no, no.... En cualquier caso las elimino del archivo. Solo están las que todavía no he preparado.
Total, que hace algo más de un mes, la increíble Su, de Webos Fritos, publicó esta receta en su blog. Yo ya ni me molesté en pasarla a "Dolce", la imprimí, me la guardé en el bolso y me juré haré hacerla ese mismo finde.
Claro que ya sabéis que pasa, hoy por ti, mañana por mi, y los días pasaron cagando virutillas y tardé un poco más de lo que me habría gustado en prepararlos.... Pero aquí los tenéis.
He de reconocer, que aunque quería preparárselos al mayor fan que conozco de estas galletas tenía dudas de como iban a quedar. Pero me llevé una pedazo de sorpresa con estos muffins.
Los trocitos de galleta se funden con el resto de la masa, y aunque a la vista se distinguen perfectamente, y cuando saboreas el muffin también, a nivel textura quedan exactamente igual que el resto del bollo. Es decir, pierden su textura crujiente para mimetizarse con su entorno... Es posible que haya que otorgarles el primer premio en materia de Responsabilidad Social Corporativa...
El muffin queda ligero y con un suave sabor a chocolate en el que de vez en cuando notamos los matices de las galletas....
Otro detalle fundamental es que están absolutamente tirados de hacer, así que ya sabéis, no tenéis excusa para no poneros a ello, os aseguro que la receta no os defraudará.
Por cierto, ¿os gustan las cápsulas de los muffins? Las hice yo misma comprando el papel en "En caja y papel" una tienda que tiene unas monadas impresionantes para todos los que os gusten las manualidades relacionadas con el papel... Está en Vigo, en la calle Simón Bolivar número 15.
Nada más, os dejo con la receta. De verdad os digo, están impresionantes.....

jueves, 28 de noviembre de 2013

Mejillones gratinados con puerro y falsa salsa holandesa

A Dios pongo por testigo, que la auténtica salsa holandesa NO se hace como os voy a explicar yo. Partamos de esa base. Sí, he usado los ingredientes en cuestión: yemas, mantequilla, zumo de limón, pimienta blanca y sal, pero los he ligado con batidora y punto.
Los entendidos estaréis poniendo el grito en el cielo, por eso mismo parto de la base de que esta receta NO es la auténtica salsa holandesa, es un parche sencillisimo de hacer, que funcionó y estaba muy bueno.
Para los que tengáis la curiosidad de cómo preparar una auténtica salsa holandesa podéis echarle un ojo a este estupendo post de Directo al paladar.
Una vez dicho esto os contaré una historia divertida: este fue un aperitivo que se le ocurrió a mi hermana M. Mi madre le compró los ingredientes, y cuando ya se acercaba el mediodía y la hora de prepararlos mi hermana y mi cuñado se tuvieron que llevar a mi sobri al médico (nada serio, un susto de niños....). El susto me lo llevé yo cuando le dije: y yo que hago con esto??? Y me dijo literalmente "Derrites la mantequilla en el micro, dejas que temple y luego bates todos los ingredientes con la batidora hasta que ligue como una mayonesa....."
Ale, y ahí te safes.....
Anécdotas al margen, os diré que es un aperitivo muy original para una comida un poco vistosa, veanse las fiestas que se avecinan o cualquier evento con invitados. Podéis dejarlo todo preparado y montar y gratinar en el último momento.
Bueno, y si queréis leer como me fue..... quedaos por aquí ;)